martes, 28 de enero de 2014

ESPAÑOLES EN CANBERRA


En la capital australiana se ha formado el único Consejo de Residentes Españoles en Australia. Su presidente Juan Rodríguez nos escribe para contarnos quienes son. Estamos tan lejos que a veces nos parece que el mundo se olvida de nosotros. Aunque, geográficamente hablando, estamos tan solo a unas 24 horas de vuelo entre Canberra y Madrid, la verdad es que la distancia que nos separa es más bien psicológica y, desde luego, estacional. En este sentido podemos decir que la distancia real es de seis meses, o dos estaciones climatológicas, más ocho horas de separación cronológicas en verano y diez en invierno.
Esto quiere decir que cuando en España estáis de vacaciones veraniegas en julio/agosto aquí nos estamos muriendo de frío invernal y que cuando vuestros hijos están de vacaciones escolares aquí los nuestros están preparándose para los exámenes y que cuando en España estáis desayunando aquí estamos cenando. Como decimos aquí “¡the world upside down!” (El mundo al revés)
Nos gustaría compartir algunas cosas con los lectores de Carta de España. La emigración española a Australia es relativamente reciente (comparada can la emigración procedente de países como Italia, por ejemplo). En la actualidad somos unos 30 o 40 mil en la colonia española de Australia, de los cuales solo unos 15 mil estamos inscritos en las oficinas consulares. La mayoría de nosotros llegamos a Australia en los años 60s y 70s. Unos pocos, mayormente vascos y catalanes, llegaron aquí en los años 50 y antes. Hay también algunos que llegaron en los 40, posiblemente huyendo de las consecuencias de la guerra civil. El autor de este articulo llego aquí en el 1968, conoció en el estado de Queensland a un español al que los australianos llamaban “Goyo” pero que su nombre real era Francisco Goya (de verdad!) y se parecía en todo a Henry Fonda, ese actor americano de las películas de cowboys. Este hombre había venido de muy pequeño con sus padres antes de la guerra civil y tenia pocos recuerdos de España, de hecho, hablaba el español con grandes dificultades.
La colonia española de Canberra, que en la actualidad cuenta con unas 1500 personas (300/400 familias) comenzó a establecerse a principio de los sesenta. La gran mayoría de estos pioneros venían de otras partes de Australia, de las grandes ciudades como Sydney, Melbourne y Perth donde ya habían estado viviendo y trabajando unos meses o incluso años y algunos de ellos hasta chapurreaban algunas palabras de inglés.
Desde esos principios, la colonia creció rápidamente y para finales del año 1966 ya habían fundado el Club Hispano-Australiano de Canberra. Teniendo en cuenta que Canberra era una ciudad muy joven con relativamente pocos habitantes (unos 80 mil en el 1966), la fundación de un club étnico dentro de una comunidad relativamente pequeña como la nuestra debió ser una autentica proeza.
La primera fase de los locales del Club, que fue financiado y construido en su mayoría por los mismos socios, abrió sus puertas en 1973. Pero antes del Club, en 1964, la comunidad ya había establecido una escuela de español para los niños/as de la comunidad.
Reunión en el Club Hispano Australiano
Reunión en el Club Hispano Australiano







Esto no fue todo. Otra proeza de la comunidad española de Canberra es que inició y mantiene el programa de radio étnico más antiguo de la capital. A principios de los 80 un grupo de entusiastas españoles fueron los primeros en afiliarse a una estación de radio comunitaria -2XX FM- 98.3 Mhz- que dirigían los estudiantes universitarios de la ciudad y otros grupos juveniles interesados en la política, la música, el arte, la literatura, en fin, la actualidad en general y que desde entonces empezó a transmitir programas en varias lenguas extranjeras, examinando los temas específicos de sus comunidades.
Este grupo ha venido transmitiendo el programa de radio en español, de una hora de duración, todos los martes sin perder ni uno en los casi treinta años de su historia.
Como quiera que hasta el principio de los 80 no hubo en Canberra una oficina consular o agregaduría laboral, un grupo de miembros de la comunidad fundaron una organización de autoayuda: la Coordinadora de Emigrantes Españoles del ACT. La cual fue sustituida por una asociación cultural: el Centro Socio Cultural Hispano Americano del ACT, una vez que el gobierno de España estableció la Agregaduría Laboral y subsecuentemente la Oficina Consular a últimos de los 80. Mas recientemente, en el 2009, la comunidad eligió por primera vez un consejo de residentes. El CRE de Canberra.
En julio de 2011, a raíz de las nuevas normativas que gobiernan los CREs, se llevaron a cabo nuevas elecciones para un nuevo CRE, del cual, en la foto podéis ver a cinco de sus miembros. Ya que el CRE de Canberra es en la actualidad el único CRE en Australia, el Consejero General fue elegido de entre los Consejeros de este Consejo, los cuales eligieron al actual presidente del Consejo.
Así es que, como quiera que sea, Australia tiene un nuevo representante en el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior. Juan Rodríguez Cobos (el segundo por la derecha en la foto) les saluda desde Canberra, Australia, y aprovecha esta oportunidad para rendir tributo a Antonio Ros, el anterior Consejero General de Australia, por la fantástica labor que realizo durante su permanencia en el CGCEE, que se extendió durante varios mandatos
El actual CRE de Canberra lo componemos, en el orden de la foto de izquierda a derecha: Claudia Villegas, Agustín Fernández, Luisa Espino, un servidor de ustedes y Claudio Villegas.  Ausentes están: Luis Val y Maribel Lopera.
El actual CRE de Canberra lo componemos, en el orden de la foto de izquierda a derecha: Claudia Villegas, Agustín Fernández, Luisa Espino, un servidor de ustedes y Claudio Villegas. Ausentes están: Luis Val y Maribel Lopera.
Fuente: www.cartadeespaña.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario